Autor: Luis

La mano díscola

Perdí la mano derecha en un desgraciado accidente. Pero a las pocas horas tuve lo que parecía una inesperada e inmensa suerte: me podían trasplantar una mano disponible en el banco de órganos. Accedí sin dudas. La amargura de no poder seguir dedicándome a las bellas artes podría aliviarse e incluso desaparecer. Desde un principio no la notaba normal. No tenía un control total sobre ella. Un buen día me sorprendió atizando una bofetada a mi hijo mayor sin razón alguna. En otra ocasión agarró una barra de Toblerone en un supermercado y la escondió en el bolsillo de...

Read More

Jubileo

Un día cualquiera para una nueva etapa Había mucha niebla hoy en Madrid. Cuando salí de casa apenas veía por dónde caminaba, y casi me tropiezo con mi vecina que estaba paseando a Gus. Las torres de la Castellana, esas moles que nunca han sido santo de mi devoción, lucían como gigantes decapitados, con sus cabezas sustituidas por una masa blanca y densa. Y el Piramidón sólo daba señales de vida con pequeñas luces dispersas, como pequeños ojos de animalillos escrutando a quien llega. Me dije, hoy es mi último día de trabajo y casi no veo el hospital,...

Read More