Autor: Luis

Quemé casi todas las patas

A la una en punto de la madrugada se abrió el portón de la iglesia. En ese momento, se apagaron todas las luces de la plaza, y sólo quedó iluminada por los faroles que llevaban los primeros nazarenos, los de la Cruz de Guía. Enseguida empezaron a salir más, y más, y se dispusieron en dos filas, atravesando toda la plaza. Yo tenía 9 años. No era la primera vez que asistía a una procesión. Ni muchísimo menos. Pero esta era una situación muy diferente. Estaba en medio de una multitud impaciente y muda. No tengo ni idea de...

Read More

La sonrisa escondida entre pespuntes

En julio de 2015, la artista visual Yolanda Domínguez, fotógrafa, y activista que desarrolla temas de conciencia feminista y crítica social, publicó el proyecto “Niños vs Moda”. Se trataba de que un grupo de niñas y niños de ocho años opinaran sobre las fotografías de modelos que anunciaban ropa de lujo en diversas revistas. El resultado fue revelador: “parecen estar enfermas, borrachas, hechas una mierda, a punto de morir o hambrientas”, dijeron. En ese mismo año, la bloguera española Alicia Santiago trató este asunto al analizar el aspecto deprimido con el que aparecían las modelos en el catálogo de la...

Read More

El enemigo da la cara. Una insólita entrevista.

Chispea. Los exteriores del Teatro Español están acordonados por la policía. Cuesta lo suyo llegar al control, situado en el centro de la Plaza de Santa Ana, donde hay que enseñar la entrada, el interior del bolso o mochila, y, por su puesto, es imprescindible ir con la mascarilla puesta. Desde ahí hasta la puerta, sin problemas, despejado. Admiro el inmenso cartel de la fachada del teatro donde se anuncia la función: El enemigo da la cara. Una entrevista insólita. Función única. Y nada más. Aquí como en la publicidad de los periódicos, en las propias entradas, redes sociales,...

Read More

Cuatro días al otro lado. Cuatro días con otra mirada

Todo un clásico. “Qué, ¿a que se ven las cosas distintas de médico que de enfermo?”, como diciendo, ¡a ver si te das cuenta, caray! Claro que sí. Ya estuve antes en este lado, pero no con la intensidad ni la duración de esta vez, y sobre todo con la inseguridad a corto plazo de lo que podía ocurrir. Una rotura de ligamentos de rodilla es una cosa bien definida, conocida, de resolución básicamente mecánica. Esto es otra cosa, no lo olvidemos, es algo nuevo. y, como consecuencia, da cierta angustia y recelo. La experiencia de estar en el otro lado de la asistencia, como enfermo, ha sido reveladora en muchos aspectos, a pesar afortunadamente, de su corto recorrido, y de la levedad de la situación. No he necesitado ningún cuidado especial, es decir, ha habido suerte. No olvidemos que esto es una lotería. Si te toca el premio gordo, lo pasas en casa con tres mocos mal repartidos. También hay reintegro, y te puede tocar, como en mi caso, y, por fin, hay quien se ha apostado mucho dinero a un número redondo para nada, y termina en una UVI. No tengo ninguna duda. Hay que tener suerte en el entorno de esta infección tan joven, aún tan desconocida después de dos años, no suficientemente estudiada, y, por tanto, con tan pocas posibilidades ni eficacias terapéuticas ni preventivas,...

Read More

Una decisión insospechada

Debe ser aquí. No sé si he venido por mi cuenta o alguien me ha guiado, pero, en fin, aquí estoy. Hola, buenas. ¿Es este el reino de los cielos católicos? ¿No ha visto usted el cartelito de la entrada? ¿Y a los angelitos que lo sostienen tampoco? ¡Dios mío! No me había fijado. Perdone. No se enfade. (Vaya cara que tiene de pocos amigos. La verdad es que tengo un despiste de aúpa. Tengo unas enormes puertas delante de mis narices y dos angelotes con un cartel) No pasa nada, hombre. Es que llevo mucho tiempo ya en...

Read More