Mis relatos

La maestra del lago

Miremba nació en África. Vive a orillas de un pequeño lago. Por allí, en el corazón del continente, hay otros mucho más grandes que mantienen aún los nombres de los antiguos colonos europeos (Victoria, Alberto, Eduardo). Su pequeña aldea, que vive del pescado que...

leer más

Polizones espaciales

- ¿Ves? Ya te lo dije, Max. Aquí cabemos sin problema. No es gran cosa, pero suficiente. Tú y yo hemos estado en cuchitriles peores que este. Aquí nos podemos instalar cómodamente durante el viaje. - Estás loca, Frida. Esto es un disparate. Yo me lo voy a...

leer más

Recuerdos de una diosa cubierta de nieve

Fueron unos días tremendos. Espectaculares, fotogénicos. Incómodos para las personas: dándose culatazos, andando como pingüinos, agarrándose donde podían. Pero, en general, se lo pasaron pipa. Para mí, fue superdivertido. Desde aquí, sentadita de mi...

leer más

Tres años después, no has cambiado nada

Hola. Fue hace tres años y un mes. Ese día me despedí de ti como trabajador. De forma algo brusca, lo sé. No se puede decir que en aquella ocasión tuviéramos una verdadera conversación. Fue más bien un monólogo, aunque, obviamente, no esperaba respuesta...

leer más

La pastilla española con D.O.

Suena un teléfono móvil ¡Hombre, Pablo¡ ¿Qué tal? Hola Inés. ¿Cómo estás? ¿Y el pequeño……? Esto… Álex. Se llama Álex. Está fenomenal. Tú y tu familia, ¿bien? Sí. Todos bien. Te llamo por si te has enterado del tema de la pastilla. ¿Qué pastilla? Bueno, me...

leer más

El ángel herido

¿Ya estás? Sí, sí, ya te veo. Qué alegría. Como es lógico, nunca antes te había visto, pero he de decirte que te imaginaba así. Cuando estuve a punto de caramelo, ya sabes, hace unos meses, allá en la UVI, noté tu presencia, pero sólo eso. Después, ya...

leer más

Un instante de alivio y resistencia

Aliviado, e incluso contento. Cualquiera de estos dos términos tiene en sí mismo un gran valor, un valor sin duda positivo, y más aún en estos días tan funestos, llenos de miedo a los números, de túneles sin luz o de camisas de fuerza oficiales. Este...

leer más

El beso del Renacimiento

Camino distraído y despacio por la Calle Mayor. Más mascarillas que seres vivos, y eso que hay muchísima gente en la calle a esta hora de la tarde. Escaparates, fotos, anuncios, peluquerías, boutiques, y, por supuesto, tiendas especializadas, donde las...

leer más

No más miedo, no más confusión

Dirigido a los directores de los programas informativos de televisión Todos los días igual. Las noticias de cualquier cadena de televisión se abren con la última hora de la pandemia. Es una forma de anclar a la gente en sus asientos o sofás y, sin...

leer más

Los médicos de los cables

(¡Ring! ¡Riiiing! ¡Riiiiiiiiiing!) Ya vooooy. ¡Hay que ver, qué pesadito el dichoso aparato! A ver, dígame. ¿Es usted doña Consuelo Pérez? Sí. ¿Quién es? Le advierto que no me quiero cambiar de compañía telefónica, ni hacerme de otra ONG, que ya soy de...

leer más